Basados en Radar

Basados en Radar

Antes de profundizar en el conocimiento sobre radares, es necesario dominar unos conceptos que mas adelante nos permitirán comprender con mayor facilidad, la forma de actuar de la DGT.

Quizás lo mas importante que debemos de tener en cuenta es que cualquier tipo de onda de radio, aparato eléctrico, teléfono móvil…. producen radiación, las radiaciones están clasificadas físicamente en dos grupos las radiaciones ionizantes y las radiaciones no ionizantes.

Las radiaciones ionizantes son las radiaciones que son mas conocidas, procedentes de la fusión de átomos de uranio, este tipo de radiaciones son altamente dañinas para cualquier organismo vivo.

Las radiaciones no ionizantes, en principio siempre y cuando se respeten las dosis máximas establecidas por la OMS no deberían de ser dañinas para el ser humano (existe una gran controversia entorno a este tema, pues se sospecha que este tipo de radiación puede ser precursora de determinados tipos de cáncer), dentro de este tipo de radiaciones podemos incluir las producidas por cualquier aparato eléctrico, la generada por los terminales móviles, la de las antenas de telefonía, la de los radares, las de las emisoras de radio…

Como se ha indicado anteriormente la OMS establece unos máximos anuales de radiación que una persona normal puede recibir al año, en España esta legislación es mas restrictiva, lo que implica que las dosis de radiación no ionizante que debe recibir una persona en un año es inferior a lo indicado por la OMS.

Lo que se acaba de exponer es un factor determinante, puesto que esta legislación que existe en España, es la que limita la potencia máxima de emisión de los radares, por este motivo el alcance efectivo de los radares es tan reducido, y su potencia de emisión es tan baja en comparación con otros países que aceptan las recomendaciones de la OMS.
Aclarado este punto, y para adentrarnos en este mundo lo primero que debemos de conocer es ¿qué es un radar?

Un RADAR es un sistema electrónico que permite detectar objetos y determinar la distancia a que se encuentra o la velocidad que se desplaza.

¿Pero como es eso posible? esto es posible porque una antena de radar esta constituida por dos partes, una antena emisora, y una antena receptora, ambas antenas se integran aparentando una única antena, pero ¿ como determina la distancia y la velocidad? La respuesta es muy sencilla, la antena emisora proyecta sobre los vehículos ondas de radio. Estas ondas de radio son reflejadas por el vehículo, como consecuencia de ese rebote la señal es captada de nuevo por la antena receptora.

La señal rebotada en el vehículo no es igual a la señal emitida, sino que se ha producido una distorsión en la señal, esta distorsión es la que le permite al radar determinar a que velocidad circulamos, este hecho es conocido efecto DOPPLER, que no es otra cosa que la distorsión que se produce entre la señal enviada y la señal recibida.

En función de las diferencias en la frecuencia entre la señal emitida y de la señal que recibe rebotada por el por el vehículo el radar determina la velocidad a la que circula el vehículo y si esta es superior a la velocidad permitida en dicho tramo, disparara una cámara fotográfica, en la que sobreimprimen sobre el vehículo la velocidad a la que circulaba, el nombre de la vía, la fecha, la hora…

Es conocido por todos que las patrullas tanto de la DGT como de las distintas policías autonómicas, tienen tendencia a esconder el vehículo o el radar, de tal forma que no se perciba su presencia y fotografiarnos la parte trasera del vehículo.

En algunos casos muy excepcionales fotografían de frente, como puede ser si el radar esta tras una curva, un cambio de rasante… este hecho, el esconderse para realizar los controles de velocidad viene inducido por el alcance efectivo en que un radar puede realizar la medición, este alcance es solo de 40 metros en el mejor de los casos, siendo esta limitación una consecuencia directa de la baja potencia con la que se ven obligados a emitir.

Con una potencia de emisión tan baja si se pusiesen en una carretera con un trípode o un vehículo apuntándonos de frente, y si hubiese buena visibilidad es muy posible que el conductor advirtiese de su presencia antes de que el radar pudiese hacer la medición con lo que el conductor frenaría y no podría ser sancionado.

radar movilPor otra parte el punto mas fuerte de los radares en concreto el del modelo Multanova 6FM es la posibilidad de estar operativo en movimiento siempre y cuando el vehículo vaya equipado con un sistema de control de crucero que le permita mantener la velocidad constante.

La tecnología radar no ha evolucionado significativamente en estos años en cuanto a su aplicación en lo controles de velocidad, lo que si ha evolucionado es la tecnología de los equipos fotográficos, se ha pasado de la tradicional fotografía analógica a la mas moderna fotografía digital con flash infrarrojo, con las ventajas que eso implica en el manejo y envió de las fotografías.
Un ejemplo es que las fotografías que realizan los nuevos pórticos, la almacenación de datos se realiza en un buffer y se transmiten vía GPRS o vía cable, con lo que se evita la molestia de visitar periódicamente los radares fijos para cambiar los carretes.

A continuación desmitificaremos algunos hechos respecto a los radares.

Los equipos fotográficos que se usan hoy en día son capaces de fotografiar de noche y para congelar la imagen emplean el flash, puede ser un flash tradicional o flash de infrarrojos que no se ve el fogonazo, lo que si existe en estos casos la posibilidad de que la foto no salga nítida, lo que puede implicar que no se llegue a tramitar la denuncia.

Los radares actualmente se mantienen operativos cuando llueve o nieva, tengamos en cuenta que cuando se dan las circunstancias descritas anteriormente, existen posibilidades de que las matriculas de los vehículos no salgan nítidas, lo que puede invalidar la multa.

La creencia venia motivada porque antiguamente cuando era obligatorio identificar al conductor para que la denuncia tuviese validez los agentes cuando llovía o nevaba no realizaban controles de velocidad.
Hoy por hoy con el cambio de legislación esa limitación ha desaparecido por lo que es posible que un conductor sea denunciado cuando se dan esas circunstancias.

En contra de lo que se cree, los radares montados en vehículos pueden trabajar cuando tienen el sol de frente, el problema del deslumbramiento de la cámara lo soluciona el operador del radar, pegando una hoja de periódico en el cristal, generando así una zona de sombra sobre el objetivo de la cámara, lo que permite obtener una imagen nítida del vehículo infractor.